EL POLI-CROMATISMO DE ABSURDOS LEGISLATIVOS.

Sebastián Rodríguez Cárdenas

No podría ser más evidente que la realidad del Congreso es deplorable por no decir deprimente. El problema, puede decir uno generalizando, son los políticos pero si somos conscientes de la responsabilidad que adquirimos como votantes no captaríamos en las realidades jurídicas tanto fiasco. Puede uno ver, bailarinas, deportistas, actores, maquillistas y tecnólogos en sacapuntas, decidiendo el curso legislativo del país, y no pretendo con esto denigrar en ningún modo de las profesiones u oficios antes mencionados, sino procurar un sondeo general de una realidad que no puede subsanarse con una bonita sonrisa. Personalmente no concibo cómo un bailarín que a duras penas sabrá dónde queda el Senado, logre extraer del pueblo 3000 votos sin proponer siquiera un mínimo de conciencia socio-política. Lo único que pretendo es dar a entender que existe una increíble falta de coherencia en los votantes, pues toda votación es un día de reposo y no un día de responsabilidad civil. Para ser más concretos, supimos de un concejal que solía lustrar botas (lo cual no lo inhabilita), empero el problema no radica en la persona como tal sino en que, una cantidad abrumadora de personas salieron de las urnas con una sonrisa en el rostro y proclamando que habían votado por un lustra botas, porque seguro no ganaba. Ganó, maravilloso para él, irrisorio para la democracia.

 Sin embargo el problema actual tiene otro ente abrumador y se trata nada más que de un poli-cromatismo. El poder legislativo se ha visto degradado y segregado al punto de preferencia cromática. No es ajeno ni al más profano en éste tema que el Senado y la Cámara están votando los proyectos de ley con base en el color de la camiseta. Un proyecto de salud de color “fucsia” no llega a ser ley porque el “magenta cristalino” tiene mayoría en el congreso, aún cuando los “magentas” también caen enfermos. Por supuesto que el tema de la salud no entra en una discusión profunda, pues para eso tendríamos que hablar de la brutalidad de tumbar el impuesto al alcoholismo, y pretender decir que no había emergencia porque afortunadamente las EPS no roban y todo está, en palabras de Garzón, divinamente. Decía pues que no es concebible que la VOX POPULI, se haya convertido en POPULAR VOCEM COLORUM ABSURDUM, y si pudiéramos graficar el Senado nos podría enviar el arco iris. El poder público está separado para garantizar que no exista un abuso de ese poder,  no obstante esto no significa que el poder sea para jugar a quién me cae bien o mal.

DESCARGAR

Tags: , , ,

Deje aquí su comentario

Usted debe estar registrado para comentar este artículo.