Las cosas que me alejan de tí : EL FASCISMO SALUDABLE

cavernicolaycomputador   Máximo Gris

Como de ésta no saldremos vivos,

hay qué tratar, al menos, de entregar el cadáver

 sano y bien presentado..

 

 

Use casco, no engorde, no coma grasas, no beba gaseosas, no abuse de los energizantes, diga no a la comida chatarra, use condón, no aborte, haga ejercicio, ande por la derecha, no fume, evite las radiaciones UV con gafas de sol, use bloqueador solar, no se eche sal en los huevos ni en el aguacate, tómese el tinto sin azúcar…Y cuando volamos, abrocharse los cinturones para que no queden muy dispersos los cadáveres… Es lindo ver cómo el Gran Hermano se preocupa por nuestra salud. … No por solucionar los problemas sociales de salud. Sino por evitar los problemas sociales de salud. No por aliviar a los enfermos. A los enfermos simplemente se los aísla en hospitales y clínicas, o en asilos, en geriátricos y psiquiátricos, hasta cuando se mueren en una distancia anónima, inexistiendo lejos de sus parientes y amigos flotantes.

Nadie se preocupó tanto por la salud del pueblo alemán como Hitler, mi maestro. Primero miró quiénes merecían vivir, y eliminó los excedentes. Luego halló que los que quedaban aún estaban estrechos en su territorio, y decidió ampliarlo a costa, naturalmente, de los países vecinos. Para evitar que los piojos de los judíos se contagiaran a los alemanes, construyó grandes cuarteles y duchas para despiojar a los semitas. Organizó la reproducción seleccionada o eugenesia, y reglamentó la custodia y cuidado de los niños por el Estado.  Parece que el doctor Menguele intentó reproducir por clonación varias docenas de su ídolo, Adolfo Hitler, para tener un mismo fuhrer indefinidamente. (En Colombia tenemos un hombre de una capacidad mental superior, según dictamen de José Obdulio Gaviria).

En Estados Unidos un juez condenó, a una mujer que abortó, a una pena de prisión de tres años. Dice su proveído que la mujer no obedeció las instrucciones de su médico de abstenerse de las drogas hasta el parto, y con ello causó la pérdida de la criatura. Pero el embrión, el feto, y el parto, no son asunto privado. En ello tiene interés el Estado. Un fallo tal lo hubiera firmado Hitler sin dudarlo un instante.

En Argentina y otros Estados existe legislación que reglamenta el uso de la sal de cocina en hoteles y restaurantes, y su expendio abierto al público. Hace unos días se le negó la personería jurídica a un club de fumadores. En una de las obras clásicas del Chesterton existe un Club de Suicidas; en nuestros días le hubieran negado la licencia porque de pronto descubren que la vida es propiedad del Estado, como antes se enseñó que la vida es de Dios…Para mejor proveer,  hablan de que las asociaciones de ciudadanos deben velar por la “paz, la tolerancia, la pluralidad, la divergencia dentro del orden democrático”. O sea que los pobres fumadores promueven la guerra, la intolerancia, y combaten el pluralismo y la divergencia… Vea, pues… En estas democracias se debe entender el garantismo constitucional en el sentido de que se consagra el pluralismo –excepto para los fumadores-, se consagra la tolerancia –excepto para los fumadores- se consagra la libertad para el pensamiento divergente…. Excepto para los fumadores… Con esa filosofía del bien común y del interés social, por qué se permiten las empresas tabacaleras, los boxeadores, y las fábricas de armas?

Hay ya varios condados en USA que determinaron por ley que no puede contratarse a fumadores para prestar servicios o proveer de bienes al Estado. Es de esperarse que en unas semanas –si hay justicia- se extienda la prohibición a contratar a los obesos, sedentarios, bebedores y diabéticos.

Hay personas inconscientes y socialmente irresponsables que sin ninguna consideración se cuelgan de una viga o de un puente, sin ninguna protección para el cuello; y les queda una marca desagradable y a veces un distanciamiento en las vértebras cervicales que le da a la nuca un aspecto antiestético. Otro tanto se puede decir de los que se dañan la piel de la cara y fracturan el temporal o el frontal o los huesos de la nariz con disparos que generalmente son peligrosos. El suicidio le ha costado la vida a más de uno. Por eso es importante que el Estado insista en su campaña para que muramos con buena salud y le entreguemos a la funeraria  unos cadáveres rozagantes y como preparados para la pasarela.

No se ha preguntado usted cuando vuela para qué les sugieren que se abrochen los cinturones? Mi hermano, cuando yo era más pequeño que ahora, me explicaba que era para que no quedaran muy dispersos los cadáveres… Cuando nos mandan a nosotros los motociclistas que usemos el casco, probablemente sea para que no queden muy dispersos los sesos. Y debieran ordenar una protección similar para el bajo vientre, con objeto de que si se presenta un accidente no queden muy dispersas las esas.

Los asesores de imagen de la muerte, en estos estados neofascistas, han tenido grandes logros. No se ha abolido la pena de muerte, pero se hace de manera civilizada, con la inyección letal o algún gas eficiente, de manera que se pueda desfilar con el ejecutado, y no haya necesidad de ocultarlo apresuradamente como los que veían enterrar Wilde y sus correos en Reading. El nuevo Estado fascista ya no arruina los cuerpos con fusilamientos, horcas, hogueras o guillotinas. Somos civilizados, nuestros gobiernos quieren que muramos a la fashion y con el best taste y el mejor style.

Desde cuando en el Berlín nazi se inventaron los aeróbicos multitudinarios y se adoptó el paso de ganso para la marcha por la vida, la filosofía de los Estados se expresa en el aforismo mejorado a los viejos romanos: Mexana in corpore sano. Con el componente samurai de las artes marciales, no para defenderse o atacar, sino para mantener elásticos los músculos y prohibir que envidiemos al jocundo Budha de ancho ombligo oblicuo o al alegre Ganesha que amaba Nietzsche.

Cuando se elaboraban doctrinas sobre el derecho, se inventaron una que llamaron “autonomía de la voluntad”. Pues bien, se ordena archivarla. El Estado sabe mejor que usted lo que le conviene y quiere. El Estado lo quiere sano: entérese de que sobran los fumadores, los obesos y los bebedores, no importa si siempre entre ellos estuvieron los genios que hicieron la filosofía (Estilizado Sócrates? ), el arte (Sobrio Picasso?), y la ciencia (No fumador Einstein?). Ojo con el sexo: En esto descubren que el sexo engorda, y que es la sal de la vida… Y lo prohíben!

Joaquín Sabina en una conferencia en Montevideo prendió un cigarrillo y lo disfrutó

mientras disertaba. El Hotel Sheraton será objeto de una multa que puede superar los diez mil dólares. En la mesa del poeta había un cenicero; y eso constituye un agravante. En otros países la colocación de ceniceros, lo mismo en mesas que en autos, configura “apología del delito”. Una vez un marido encontró a su esposa dedicada a la infidelidad con un amigo en el sofá de la sala. Y para evitar que la infidelidad se repitiera… vendió el sofá! En algunos lugares, para que la gente deje de fumar…. retiran los ceniceros!

De modo que a irse acostumbrando a convivir con un montón de flacuchentos, abstemios y deprimidos.

 

 

Tags: , , , , ,

Deje aquí su comentario

Usted debe estar registrado para comentar este artículo.