ANSERMA: MITO Y REALIDAD

ramirezrojas1 JAIME RAMIREZ ROJAS

La Casa de los dioses, MICHUA Y XIXARACA,  estaba ahí, oculta por una nube blanca, encima del pico más alto de CARAMBÁ. desde allí crearon el mundo de los Ansermas: la tierra, el fuego, el agua  y el paisaje de colores sublimes y eternos y todos los elementos que cuidaban con celo CHIRICHA, OCUZCA Y CANANAO,  también guardianes del oro y de la sal.
Los Ansermas eran valerosos guerreros y laboriosos campesinos, además de hábiles artesanos . Su nación la conformaban, los Caramantas, Sopías, Tapascos, Tabuyos , Pirsas, Irras… y sus ciudades contaban desde veinte mil      hasta cuarenta mil habitantes.  Lo que nos indica que a la llegada de  los invasores  ,  ANSER – MA   ya existía, con casas de amable espacio y amplio solar en donde  usualmente, los pobladores, enterraban a sus muertos.  Estas habitaciones se veían desde lo que hoy es la Vereda Alsacia hasta El Carmelo. En la colina, los Tabuyos deleitaban su mirada en la belleza de su Edén. Abajo las aguas transparentes y tranquilas del río  Appa acariciaban con sus arpegios de música arrullante el valle que nacía  a los piés de una historia que sólo la fantasía podría recuperar.
Allí llegó , en 1539, la invasión española, al valle de Umbrá, con el propósito de fundar una ciudad que llevaría el nombre de SAN JUAN. El 15 de Agosto, el sacerdote mercedario Fray Martín de Robledo, pariente del Capitán Jorge Robledo, ofició  la primera Misa  en el lugar en el que se levantaría la Iglesia Mayor con el nombre de SANTA MARIA DE LOS CABALLEROS.  Nombró Robledo Alcaldes ordinarios de la naciente población, a Melchor Suer de Navas y Martín de Amoroto y Alguacil Mayor a Ruy Vanegas.  Realmente, el luego Mariscal, Jorge Robledo pretendía con ésta fundación consituír una avanzada en el camino de la Conquista que, por su posición estratégica. permitía el descanso y posibilidades de acción.
Ya,Vadillo había pasado el  río Cauca, dirigiéndose por la tierra de los Irras hacia el Olimpo de los Ansermas,sabía de una nación rica y poderosa, organizada y feliz asistida por sus dioses protectores que defendían a sus hijos de los demonios o  Tamaracas. Estos, los Tamaracas, llegaban disfrazados de terribles tormentas o de fuertes sequías, de pestes y de toda clase de males. Pero allí, en el CARAMBÁ,  estaban Michua y XIxaraca alejando a los demonios de la desgracia. En esta ocasión los tamaracas de VADILLO se encontraron con la resistencia de CHIRICHA valeroso y aguerrido Cacique de la región central de Los Ansermas.
Traían los bárbaros invasores,  cronistas  que escribirían la apología de sus crímenes, en lo que ellos llamaron la historia de la conquista  . Una historia relatada por los frailes o clérigos, que presumían de la cultura que no poseían los capitanes del terror  , los protagonistas del despojo, pero contada como ellos querían que fuera. No como realmente fué.  . Es aquí donde la historia se convierte en leyenda. Y  nada de lo que se ha escrito sobre la fundación de Anserma con pluma de los clérigos españoles,  tiene características de veracidad.  Sólo lo que puede haber quedado en la memoria de los decendientes de aquella época; de los que sobrevivieron a las masacres de Vadillo y Robledo y transmitido su  testimonio por vía oral,  y ya perdido en la noche de los tiempos.  Hay un lugar, por  el camino que desde El Pensil conduce a Nubia, en donde se congregan todas las aves de esta tierra de embrujo; allí mirándolas como pañuelos de vivaces colores agitándose en un saludo  o en una despedida, encontré una  bella princesa de la comunidad Tabuyo que traía en sus venas la sangre de Ocuzca y en esa  ocasión,  de cálida embriaguez tropical,  soñé escuchar de sus labios lo que sucedió después de  ese día 15 de Agosto de 1539.
Los españoles habían llegado con sus caballos, sus arcabuces, sus ballestas y su ambición a la tierra de Grandes y poderosos Señores: Ocuzca, Cananao y Chiricha. Aplicaron la pedagogía de la domesticación y  en el indigno proceso  raparon el oro, asesinaron las creencias, las costumbres,  expulsaron a sus dioses y fecundaron a sus mujeres con espermas amargos y ajenos. Se sentía la desolación del alma.  Sacudidos de su letargo los Ansermas , organizaron sus guerreros para desterrar al invasor, pero más fuerza y organización bélica poseían las fieras de la invasión.  La sangre noble y valerosa cubrió la tierra  y el aniquilamiento de una raza cambió el rumbo de la humanidad.
Por orden de su fundador, San Juan fué trasladada  a la colina  y cambiado su nombre por el de Santa Ana, agregándole después, de los Caballeros .
No hubo sosiego en la nueva ciudad ; y  muchas familias de SANTA ANA DE LOS CABALLEROS hiceron nueva casa en Cartago, otra ciudad fundada por Robledo a orillas del Otún, éxodo curioso que terminó con un traslado definitivo en 1772  a la llamada ANSERMA NUEVO, en el norte del Valle del Cauca.
Después de ésta decadencia, la colonización  ANTIOQUEÑA convirtió la aldea, que aún quedaba en los caminos de la conquista española, en un puerto de mulas que pasó a ser corregimiento de Quinchía en 1870.Y  el 7 de Diciembre de 1882 se consituyó en  municipio  del Estado Soberano del CAUCA.  Un amanecer distinto llegó con  el comercio, la bella  tranquila y armoniosa arquitectura   republicana.   Sus fábricas de cerveza “El cuervo” y “Colombia” y de gaseosas “Calmarina” de hilados , jabón y velas. Todo un centro de desarrollo en el occidente de Colombia.
La sangre de la GRAN NACION DE LOS ANSERMAS se convirtió en fe , esperanza, futuro y poesía. De ella nació una cultura de singularidades admirables de la que son exponentes, Edgardo Salazar Santacoloma, Carlos Gómez Cuartas, Mario  Vasquez Posada,Andrés Mercado Garrido, Herman Lema Atehortúa, Augusto León Restrepo Ramírez, Ovidio Rincón Pelaez, Edgardo Escobar Gomez, Rubén Darío Usma Porras….. Es tanta y tan diversa la expresión cultural de Anserma que, en el mundo de las artes y las letras, esta  ABUELA DE CALDAS tiene la dimensión  de un caleidoscopio de fecunda y mágica creación.
Ya no nos arrebatarán ni el paisaje ni el amor .Y   es suficiente para ofrecer la fantasía de una historia, contada de manera diferente. Cuando llegue el mundo a conocer,la mirada, la piel , la sonrisa y el arte de una tierra vestida con los colores del trópico y ardiente en la concitación de todos los afectos humanos, dirá de Anserma que se ha conocido el Edén. Porque después de la creación  de la tierra, luego de la invasión de la barbarie española,  DIOS  tomó un pedazo de cielo y al arrojarlo cayó en lo que fué la GRAN NACIÓN  DE LOS ANSERMAS como para devolver lo que los Tamaracas habían arrasado.
Anserma es tierra de dimensiones incalculables. Enclavada en el PAISAJE CULTURAL CAFETERO ofrece itinerarios culturales en donde la música y la danza se pasean por las veredas que conducen al aposento multicromático de aves exóticas. Nos lleva al parque temático del aguacate, con variedad creada en esta geografía singular. Y al llegar a la vereda de NUbia encontrarán una bella mujer de piel como el color de la tarde en los veranos, que contará la historia que no quisieron escribir los frailes alcahuetes del despojo y de la infamia. Renace en su garganta de trinos heróicos la gloriosa epopeya de Ocuzca .

Tags: ,

Deje aquí su comentario

Usted debe estar registrado para comentar este artículo.