RESPECTO DE LA CIENCIA POLÍTICA

          manuelfernandosanchez1   MANUEL FERNANDO SANCHEZ DIAZ
“Preguntar hoy en día hacia dónde se ha estado dirigiendo la ciencia política es también preguntar si los nuevos comienzos de la disciplina en Europa Oriental debieron o no seguir el camino andado por nuestro “gran hermano…”
Giovanni Sartori.
Hacia dónde va la ciencia política.
Es claro que la ciencia política a través de los años ha intentado definir su norte, su misión en este mundo de la misma manera que su método de estudio. Giovanni Sartori y María Teresa Uribe nos esclarecen en sus textos los métodos de disipación a estas interrogantes (o por lo menos los intentos que sobre ellas se han hecho).
La ciencia política, como lo decía Sartori, se ha convertido en una ciencia pura, y hoy en día se encuentra lejos de asimilarse a una ciencia aplicada; pero ¿es esto bueno para la política como ciencia? ¿Es lo puro en términos científicos lo que la define? Desde mi punto de vista es posible, ya que la ciencia política no debe ser una ciencia exacta, ya que esta, en palabras de Sartori “Se desenvuelve a lo largo de la dimensión de la investigación teórica que busca datos y se compromete en recolectar evidencia.” Por lo tanto no es necesaria la recolección de datos ni la demostración de teorías de manera peligrosa (en tanto al fracaso o justificación correcta de las mismas).
La política más que ciencia debería ser un arte; el entendimiento y conocimiento de lo público (en el ámbito administrativo) con una visión moral y con sentido social es algo de exaltar a tal punto de considerarlo puramente arte. Si nos centramos en la apreciación de Sartori sobre la “crisis” de la política estadounidense encontramos la veracidad de que es “un gigante con pies de barro” y que no tiene un rumbo fijo; nosotros, como investigadores de este y los demás fenómenos que afectan a la política debemos preguntarnos realmente hacia dónde se dirige esta variable de las teorías políticas. Es cierto que la política estadounidense se ha transformado de manera tal que su funcionamiento actual es similar a la ciencia pura, yo descartaría su pertenencia a este tipo de ciencia, o por lo menos la catalogaría como ciencia “pura-impura” ya que no encierra realmente todas las metódicas que la ciencia pura utilizaría, y por lo tanto, no tendría los resultados que esta tiene.
LA POLÍTICA Y LA LEY: MECANISMO DE DEFENSA:
Si algo es cierto es que el desconocimiento popular de la política, la falta de educación y de interés por esta ciencia es la que nos ha llevado a caer a niveles tan bajos en este campo; en lo teórico nos encontramos en el laberinto de Dédalo intentando escapar de ese minotauro acechante de la inopia cognitiva. En lo administrativo (o lo relacionado con el manejo de lo público y el poder si se quiere) es donde el daño se ha hecho mayor ya que es tan caótico que los “políticos” tienen una fama trágica y pusilánime. Relaciono esto con la ley ya que ahí entra también una de las confusiones creadas por el desinterés y como lo dijo mi papá “la ley frecuentemente es considerada el centro de la política o la política misma” Hay algo que me quedó claro en el texto de María Teresa Uribe es que la ley es un brazo de la política, un mecanismo de funcionamiento e incluso de defensa ya que por medio de esto se consigue que el estado domine el monopolio de la violencia, la coercibilidad de la fuerza para su beneficio e incluso falta de cumplimiento de la misma ley. Esto deja muy clara la idea de que la ley se hizo porque los hombres no eran dioses y no iban a actuar como tales; pero se olvidaron de la capacidad de criminal que el hombre adquirió para escapar de los lineamientos de la legalidad, capacidad que adquirieron por la presión que pudo generar esa misma legalidad.
Es trágico saber que mi mencionada arte ha caído en los brazos sucios del desprecio humano por errores que se intentaron corregir, pero ese erros se intentó corregir, lastimosamente, de manera humana ya que no habían más maneras.
La ley, como se expresa en el texto de Agustín Squella “El derecho y la fuerza” el derecho aplica la sanción por medio del uso de la fuerza, si fuese necesario, aunque no de la que pudiera usar directamente el ofendido o perjudicado por la infracción, sino a través de órganos centralizados del propio Estado.
Esto demuestra la complicidad entre ley, derecho y Estado (este último como componente de la política “administrativa”).
Esta apreciación de ley y política la vi necesaria a partir de lo explicado en el mito de la caverna y la ya mencionada frase de mi papá como método para demostrar los vacíos que han sido creados al arte-ciencia que es la política y por los cuales se está atravesando un calvario ontológico, teórico y de aplicabilidad políticos.
LOS CAMINOS DE LA POLITICA:
Regresando al tema del cual se trata este ensayo debería decir que la política no ha superado la era de la creación, se ha quedado estancado en la Europa occidental del 50 y que aunque hayan surgido teorías, textos, escuelas, corrientes diversas, incluso métodos de aplicación, nuestra ciencia se reduce (y esto lo digo
a riesgo de sonar contradictorio) al significado británico de “estudios políticos” o dicho de otro modo, una ciencia en construcción que aún está en los cimentos.
Es aquí donde nacería mi segunda explicación sobre por qué llamarla arte y el por qué es más fácil su función si se aplica como ciencia pura ya que sobre la marcha esta se irá desarrollando libre y plenamente y tal vez encuentre su misión en la sociedad, su uso verdadero y la fórmula para deshacer esa imagen y ese nudo evolutivo por el cual transcurre desde hace tanto. “La política es el arte de dialogar para construir consensos.” (Anónimo).
DEMOCRACIA Y POLITICA:
Es también rescatable del texto de Sartori la preocupación sobre la democracia y su relación con la no democracia; a mi parecer esta preocupación es de gran importancia para entender también uno de los usos que ya se le han atribuido a la política. Según el índice de democracia de 2010 lanzado por The Economist tan solo seis países en el mundo alcanzan la escala de 9-10 en el índice mientras nueve están en la escala de 0-1,9 lo cual demuestra una gran falta de métodos democráticos y políticos los cuales se catalogarían correctos.
Democracias plenas: 9 – 10 8 – 8,9
Democracias defectuosas: 7 – 7,9 6 – 6,9 Sin datos Regímenes híbridos: 5 – 5,9 4 – 4,9 Regímenes autoritarios: 3 – 3,9 2 – 2,9 0 – 1,9
Fuente: Wikipedia
Lastimosamente es verdad, muchos países como Colombia tienen “democracias defectuosas” lo cual hace que el estado pierda solides y recaiga en una de las fallas que la modernidad generó y fue la autodestrucción del mismo para darle paso al control por parte del comercio.
La democracia debería ser entendida más que como un tipo de Estado basado en lo social una herramienta más de la política para lograr el “Óptimo Estado” mencionado por Platón, esa “sociedad utópica” que a veces muchos buscamos con el fin de lograr cambios y darle solución a las grandes interrogantes como lo son ¿Hacia dónde va la ciencia política? ¿Cuál es su función? Y ¿Cómo debe de aplicarse?
“La política es la herramienta para transformar lo imposible en realidad, pero es sólo una herramienta, no lo puede hacer ella por sí sola, necesita brazos que la ayuden a lograr el objetivo”

Deje aquí su comentario

Usted debe estar registrado para comentar este artículo.