DERECHO Y PARTICIPACION

Juan Carlos Ospina Rendón y otra 

“Sólo puede hablarse de una verdadera democracia, representativa y participativa,

 allí donde la composición formal y material del sistema guarda una correspondencia

adecuada con las diversas fuerzas que conforman la sociedad,

y les permite, a todas ellas, participar en la adopción

de las decisiones que les conciernan.”[1] 

 

 

  1. 1.    Derecho comparado: Democracia Participativa en Europa, América Latina y concretamente en Europa. ¿Qué nos falta por adoptar?

Se dice que la finalidad que se propone el derecho comparado es la satisfacción de las exigencias culturales, las cuales no se agotan únicamente en el ámbito de la indagación científica, pues en cuanto a temas de derecho constitucional se refiere, en este caso, concretamente la participación ciudadana, es una valiosa disciplina para darle mayor solidez a la preparación intelectual que día a día se hace mas exigente y necesaria en políticos, gobernantes, administradores, y en general, en las personas que se interesan por el estudio de fenómenos sociales, entendidos en sentido amplio, especialmente si su proyección se extiende a orbitas dilatadas de carácter internacional.

El derecho comparado, relacionado con el tema constitucional, se le reconoce otro merito de carácter común, como es el de ayudar a que se torne en realidad autentica la meta ambicionada de la unificación legislativa, por ejemplo, tratando que en todas las naciones haya una adecuada participación ciudadana.

Empezando por algo, podemos hablar entonces que, después de la progresiva modernización administrativa experimentada durante los años ochenta y noventa del siglo pasado en Europa, desde hace poco tiempo se impulsan nuevos modelos de gestión publica que se puede considerar de tercera generación. La característica distintiva de estos nuevos modelos con relación a los anteriores sería su firme apuesta por hacer confluir la participación de la ciudadanía con la eficiencia administrativa, incorporando la integralidad de la gestión y la relacionalidad con el entorno como variables centrales de los modelos de evaluación. De alguna manera se sitúa la ciudadanía cada vez mas como punto de referencia básico en la gestión publica. Durante los últimos años se  ha dado un auge significativo en la puesta en marcha de nuevos instrumentos de participación, impulsados tanto en el ámbito legislativo como en el ejecutivo, con medidas encaminadas a revitalizar la implicación de la ciudadanía y fortalecer las propias instituciones.

 


[1] Corte Constitucional. Sentencia C-169 de 2001. Magistrado Ponente: Dr. Carlos Gaviria Díaz.

DESCARGAR

Tags: , , ,

Deje aquí su comentario

Usted debe estar registrado para comentar este artículo.